Eduardo

Eduardo Mieres

San Miguel, Chile

Creo que la escritura es un acto espiritual, un trabajo del alma. Allí se colocan cosas que le conciernen íntimamente a uno, y que, en forma de símbolo o imagen, permite una elaboración que siempre retorna a quien escribe. Por lo tanto, escribo siempre desde mí, separando, nunca completamente (pero las relaciones entre lo escrito y quien escribe nunca son lógicas según mi experiencia), lo que se despliega en un relato de mi persona. Pero eso no es todo, pues deseo mucho también poder compartir con otros mis trabajos, con la esperanza de que les pueda dejar algo o servir, ya sea como una inspiración, un sentimiento de belleza o paz, una sonrisa o el comienzo, incluso, de una reflexión personal, desde una perspectiva constructiva. Espero de todo corazón que así sea.