Nicanor

Nicanor Aranguren

, Bolivia

Los que se enamoran de la práctica sin la teoría son como los pilotos sin timón ni brújula, que nunca podrán saber a dónde van.