El hombre de su vida

El hombre de su vida

  • Poesía
  • 2 capítulos

¿Te gusta la obra? ¡Anímale a publicar con tus aplausos!

Lecturas 84
Guardado en favoritos 0
Comentarios 0

Creo en el amor verdadero , ese amor para toda la vida , el amor que se dice que han nacidos para estar juntos. Aun...

  • 15
  • 18

Descripción

Se sentaba en la arena, mirando el oleaje llegar, con la mirada perdida, a veces soltaba ella una lagrima, en su mente recordaba aquellas caminatas donde la idea de ella era arreglar el mundo y mientras él quería ser parte de del mundo de ella que se interese por arreglar. Muchas veces ella recordó como lo conoció que fue lo que los unió, que los motivo a decidir seguirlo Él era sincero, cariñoso con la mirada transparente donde ella envolvió con un sensual "Hola" y su facilidad del don de la palabra, parecía dominar todos los temas a ella le gustaba mucho la gente inteligente y ella mientras lo conocía vio esa condición en él. El hombre de su vida. Sé que lo que más le gustaba era como acariciaba su cabello y como el viento lo desordenaba. Sus ojos eran verdes como hoja, eran tan bellos que eran transparente a la verdad, pero si no lo he dicho él es moreno, alto de ojos verdes y su cabello negro. Era un hombre muy varonil y creo que eso fue lo que hizo rendirse a ella a los encantos de él. Él le enseño la verdadera lealtad, convirtió su mundo en realidad. Fue su guía, en sus momentos de equivoco él fue capaz de hablarle y mostrarle con amor la verdad, muchas veces antes de partir, caminaba junto a ella. Incluso al final de sus días ella sentía que seguían pololeando. Cuando había una discusión él se retiraba salía un rato, buscaba un lugar de tranquilidad, se fumaba un cigarro y cuando la discusión disipaba en la buscaba sin rencor. Él le enseño el amor pasivo, humilde cada día vivido era volver a nacer y cada despertar a su lado era una nueva oportunidad que Dios les daba para hacer las cosas mejor. El la amo desde el primer día, el rescata cada momento vivido junto a ella. Ella se sentía amada, valorada, atendida jamás pensó en la infidelidad , una mujer feliz completa y valorada con un hombre que se lo haga sentir , lo único que le queda decir es gracias . Gracias Señor por darme un hombre así y hacerme sentir feliz.

¿Te gusta? ¡Díselo al autor!
Publica tu reseña sobre el manuscrito

Más en Poesía

Ver todos