Burgdual

Burgdual

  • Novela contemporánea
  • Manuscrito acabado
  • 7 capítulos

¿Te gusta la obra? ¡Anímale a publicar con tus aplausos!

Lecturas 54
Guardado en favoritos 2
Comentarios 7
Alfred Batlle
Escrito por

Alfred Batlle

La esencia de mis escritos es la indagación de los que realmente nos hace humanos, y si esta humanidad la podemos considerar al margen de...

  • 5
  • 67

Descripción

Una ciudad, un vagabundo, un líder xenófobo, unas elecciones municipales y un secreto al descubierto...Burgdual.

¿Te gusta? ¡Díselo al autor!
Publica tu reseña sobre el manuscrito

Para comentar, hay que estar registrado

  • Gabriel Deledda

    Gabriel Deledda - lunes, 1 de octubre de 2018

    Sinceramente, de lo mejor que he leido en MGE. He sentido esta novela como muy cercana a mi propia realidad, a pesar de que la accion transcurre en Europa y yo vivo en una ciudad de Sudamerica. Yo no pertenezco a una familia tan pudiente como la de Ari u Oceano, pero siempre he convivido con ese tipo de personas (en el colegio, en la universidad), y muchas de ellas son tal y como tu las describes en esta novela (con la diferencia de que, en una ciudae como Lima, el clasismo va siempre acompañado de un tremendo racismo). Ultimamente, ademas, han surgido en mi ciudad varios politicos xenofobos como respuesta a la masiva presencia de inmigrantes venezolanos. En fin, creo que eres mi autor preferido en esta plataforma. Saludos.

  • Alfred Batlle

    RE:

    Alfred Batlle - miércoles, 3 de octubre de 2018

    Gracias por tus amables palabras Gabriel. Creo que la xenofobia es un problema global, es la manifestación de un instinto animal que tenemos muy arraigado en nuestra mente. Pero para eso tenemos intelecto y cultura, para sobreponernos a la barbarie y al egoísmo de quien se cree superior a otro ser humano, pero es una lucha interminable. Esta cita de Ray Bradbury es muy ilustrativa: "No hace falta quemar libros si el mundo empieza a llenarse de gente que no lee, que no aprende, que no sabe”.

  • Jorge Torres

    Jorge Torres - domingo, 17 de junio de 2018

    " Pero el no sabía que los políticos de hoy para mantenerse en el poder maquillaban las calles con bellos ornamentos, pues aprendieron rápido que lo que los ciudadanos apreciaban más de su gestión municipal era lo que primero les entraba por los ojos".Me encanto,excelente.

  • Alfred Batlle

    RE:

    Alfred Batlle - lunes, 18 de junio de 2018

    Cada día, en mi trayecto desde donde dejo el coche hasta la oficina, paso a través de un parque público de los que a mi me gustan: los poco cuidados, es decir, sin demasiados ornamentos porque son poco transitados, y en los que la naturaleza autóctona inunda los parterres donde siempre habitan especies más o menos exóticas de escaso interés ecológico. En el recorrido paso por la estatua sedente y ceñuda de Wagner que parece observar enojada al paseante, lo parece más cuando deambulan perros a su alrededor jugando a recoger pelotitas de goma que les tiran sus acompañantes humanos, peor el semblante del teutón si una paloma se posa en su testa. Más adelante siempre paso por delante del busto de Salvador Allende, una piedra hábilmente tallada de mirada bondadosa, como alegrándose de la vida que renace en cada primavera a su alrededor: parejas de tórtolas, mirlos y humanos que corretean de aquí para allá en busca, indistintamente, de cobijo, comida o arrumacos. Las hierbas silvestres crecen sin control en cada rincón, en cada recoveco donde se acumula humedad y no demasiadas horas de sol. Este pequeño paraíso se ha truncado esta primavera: catervas de jardineros municipales invadieron el parque para despojarlo de la biodiversidad, para arrancar arbustos poco lustrosos y para talar árboles irregulares. En la tierra vacía han colocado vistosas y aburridas flores de origen poco mediterráneo. El pobre Wagner se ha quedado cariacontecido al verse envuelto por los cuatro costados de tanta flor absurda que lo ridiculiza, su expresión hasta ahora grave y profunda se ha tornado baldía, ya no impone la presencia del señor Wagner. Lo mismo le pasa a Allende, parece que su sonrisa se ha convertido en un rictus desigual al verse rodeado de tanta maceta floreada, de tanta impostura vegetal que no ha visto crecer poco a poco, delante de él, el político amable de gafas de piedra. La explicación a tanto desaguisado es fácil: este verano se celebra un gran acontecimiento deportivo internacional, hay que quedar “bien” ante la ciudadanía. Y el próximo año: elecciones municipales.

  • Alfred Batlle

    Alfred Batlle - miércoles, 30 de mayo de 2018

    Gracias, agradezco vuestra lectura y comentarios. Un saludo

  • Daniel Rood

    Daniel Rood - martes, 29 de mayo de 2018

    Muy buen relato Alfred,muy agradable su lectura.Aplausos

  • daniel bernardo grimberg

    daniel bernardo grimberg - lunes, 28 de mayo de 2018

    Extraordinario Alfred, mis felicitaciones.

Más en Novela contemporánea

Ver todos