«Nanovelas» en racimo

«Nanovelas» en racimo

  • Relatos cortos
  • 6 capítulos

¿Te gusta la obra? ¡Anímale a publicar con tus aplausos!

Lecturas 265
Guardado en favoritos 1
Comentarios 2

Me llamo Lázaro, hermano Lázaro. Soy monje católico. Como cristiano soy feliz por la oportunidad de seguir a Jesús usando —como Él— las palabras como...

  • 4
  • 45

Descripción

Colección de relatos breves o muy breves, de diferente temática. Me he tomado la licencia de inventar la palabra "nanovela". Perdóneseme la obviedad: se trata de novelas minúsculas o, poniéndonos a soñar, semillas de novela.

¿Te gusta? ¡Díselo al autor!
Publica tu reseña sobre el manuscrito

Para comentar, hay que estar registrado

  • José María Angelina Guisado

    José María Angelina Guisado - viernes, 4 de marzo de 2016

    Preciosa parábola para comenzar. Quiero hacer hincapié en el hilo conductor el microrrelato, la palabra que mueve tu pluma, otorgándole vida propia: gratitud. Gracias a ti, por tanto y por tan poco, por poner paz y cordura a los momentos más complicados. El sol sale y se pone cada día. Hoy las nubes grises pueden no dejarnos ver los rayos de luz, pero siempre hay esperanza. Siempre se encuentran manos tendidas. Tú me tendiste tu mano. Aquí tienes la mía. Siempre.

  • Lázaro Clementeyago «monjedelapaz»

    RE:

    Lázaro Clementeyago «monjedelapaz» - lunes, 7 de marzo de 2016

    La mía, mi mano, está tendida también para ti. Siempre. Vive tendida, abierta. Como parábola de la propia "co-literatura" en la que peregrinamos tú y yo, la mano del artesano puede sostener el lápiz con dos dedos, con otro extender el metro para medir el listón de madera y con otros dos abrazar al compañero que diseña a su lado. Es lo que me sucede con la guitarra: lejos de usar la "púa" para inventar arpegios, los cinco dedos constituyen una mini-orquesta de cámara que toca en diversos rincones del mismo instrumento. ¡Suena bien nuestro arpegio!