¡QUÉ BELLO ES VIVIR!

¡QUÉ BELLO ES VIVIR!

  • Relatos cortos
  • Manuscrito acabado
  • 2 capítulos

¿Te gusta la obra? ¡Anímale a publicar con tus aplausos!

Lecturas 99
Guardado en favoritos 1
Comentarios 4

SE PRECISAN LECTORES: NO NECESARIA, EXPERIENCIA. He cumplido 68 años el 13 de Abril, estoy jubilado, y aún me siguen pagando la pensión: no me gusta,...

  • 33
  • 33

¿Te gusta? ¡Díselo al autor!
Publica tu reseña sobre el manuscrito

Para comentar, hay que estar registrado

  • CARME OCTUBRE

    CARME OCTUBRE - domingo, 6 de mayo de 2018

    Me parece precioso Francisco Miguel.Está muy bien escrito. Casi todo el tiempo es dialogo pero de una gran fluidez y te crees perfectamente las cosas que dicen. De hecho, en diez minutos te crees el porque de sus besos. Eso sí, me ha entrado hambre!!! Y después el final es maravilloso (no quiero hacer spoiler) Creo que no puede haber un título más acertado. Porque la vida son momentos y gente que vas dejando en el camino. Es positivo, es emotivo, es esperanzador...Creo que tienes una seguidora para siempre. !Qué bello es reconocer un buen trabajo! Enhorabuena. Un abrazo.

  • Noa Ziel

    Noa Ziel - domingo, 17 de septiembre de 2017

    Opinamos igual pues. Eso es justo lo que viene a decir la primera de las historias de mi manuscrito. La vida es lo más valioso. ¡Te invito a leerme! ¡Saludos!

  • Francisco Miguel Cubero Lorón

    Francisco Miguel Cubero Lorón - sábado, 26 de agosto de 2017

    Sobre las pensiones (imagino que eso te sonará a chino): creo que su futuro se parece mucho a algo que decía un pastelero muy bueno y con mucha sorna, cuando alguien le pedía: "Quiero que me hagas una tarta para 12 personas". Como él sólo hacía un tamaño de tarta, contestaba: "Eso se hace..., al partirla". Pues algo así pasará con la pensiones. Tarta, la que haya en cada momento, dividida por el número de "comensales". Sobre la felicidad alcanzada cuando mundo real y mundo anhelado los hacemos coincidir. Pues yo creo que la felicidad va colgada de un hilo en la punta de la caña que llevamos cogida con las manos, y cuanto más corremos hacia ella, a la misma velocidad se nos escapa. Una vez que conseguimos alguna pieza del mundo anhelado, la incorporamos al nuestro mundo real, tenemos un instante de felicidad y pasada la euforia, se nos olvida que ya la tenemos en nuestra mochila del mundo real. Y volvemos a sufrir porque el mundo anhelado parece inalcanzable como un todo. Y lo es. Creo que no estamos preparados para una felicidad eterna, aunque consiguiéramos ese todo. No sé si estoy en lo cierto, pero así me lo parece. Gracias por tu comentario sobre mi relato. Su protagonista es alguien que está feliz, inmensamente feliz, porque ha recuperado lo que muchísimos tenemos y no le damos valor: la posibilidad de seguir viviendo (su mundo anhelado).

  • Noa Ziel

    Noa Ziel - martes, 22 de agosto de 2017

    ¡Hola! Me ha gustado la historia. Me ha parecido sensible y divertida a la vez. Suerte en tu faceta de escritor y con tu pensión (que dure, que dure). ¡Saludos!

Más en Relatos cortos

Ver todos